Archivo de la etiqueta: España

Por medio de los medios

Se van a cumplir ahora ocho años de la marcha de Andrés Montes, periodista y locutor deportivo que nos dejara en herencia aquello de «la vida puede ser maravillosa». La vida y la gente, desde Córdoba o Sevilla, hasta Calella o Pineda de Mar. Las personas también pueden ser maravillosas, a pesar de la sinrazón de apelar al odio que parecen imponer, en trayectoria vertical, de arriba hacia abajo, los poderosos. Porque sólo hay que mirar de dónde proceden los mensajes alarmistas, casi apocalípticos, para comprender la situación. El último, anteayer, nos llegó del rey, quien en primera persona del plural, tomó posición política y ubicó fuera de la ley a millones de ciudadanos que no son responsables del estropicio (hubiera bastado un guiño hacia ellos). Si quieren zurrarse, que lo hagan ellos, ¿o es que nos hemos vuelto locos? Como reflexionaba el agudo pensador, escritor, economista y sobre todo humanista, José Luis Sampedro: «¿La gente está loca? No, está manipulada».

Percibo perplejo acusaciones de adoctrinamiento territorial, por ingenuidad o ignorancia en unos casos y por vileza en otros cuando, como bien indicaba el propio Sampedro (para muchos un referente en valores morales), «la educación que hay ahora es una educación para crear no hombres y mujeres libres, si no productores y consumidores, nada más. Desde el jardín de infancia se empieza a indoctrinar, a enseñar el pensamiento único, a enseñar el dogma, no a pensar por uno mismo, no a reaccionar ante lo que se ve, no. Que se aprenda la doctrina oficial.». Resulta obsceno, que en España, con la más que evidente imposición de dogmas en materia de religión, monarquía o la propia historia del país (llegándose a publicar en libros de texto que Machado «se fue a Francia con su familia» o que Lorca «murió cerca de su pueblo durante la guerra»), se señalen adoctrinamientos en el laicismo, la república o la historia de otros territorios.

Tampoco pasan desapercibidas en este país las prácticas goebbelianas de unos medios de comunicación prostituidos, la mezcla continua de falsedades con hechos reales desenfocados, calumnias que no importa que sean desmentidas debido al bombardeo incesante de noticias, y que inevitablemente acarrean una desconexión de los ciudadanos. No son pocos los que han comprendido hace tiempo que son los poderosos, esos que ahora nos alarman y se hacen pasar por indignados, a los que el régimen del 78 les ha otorgado una posición elevada que sin duda ven peligrar, los que opinan y manipulan por medio de los medios.

Las cloacas de Interior

Documental de MEDIAPRO publicado en YouTube.

“Las malas prácticas y la corrupción en el Ministerio del Interior a partir de las grabaciones entre el ministro Jorge Fernández Díaz y Daniel de Alfonso que reveló el diario Público en junio de 2016. Con testimonio en exclusiva de dos comisarios y un sargento de la guardia civil, desvela una red de intereses y corruptelas que va más allá de la persecución a los enemigos políticos, que configura una trama de favoritismos y corruptelas que implica a policías, jueces, fiscales y empresarios: una estructura dentro del estado que ofrece sus servicios a los más poderosos. El documental repasa también las malas prácticas en el Ministerio del Interior desde el inicio de la transición.”

Interesados, por el interés de España

Hoy 28 de septiembre, han dimitido los suficientes miembros de la ejecutiva del PSOE para provocar la salida de Pedro Sánchez y su equipo, manifiestamente en contra de permitir gobernar al Partido Popular de forma gratuita.

Resulta hasta cierto punto lógico ver cómo monarquía, PP, y una parte del PSOE, inseparables del poder económico, se afanan en que nada cambie, o que lo haga en la menor medida posible. Y resulta conmovedor que lo hagan tras los evidentes marrones que a cada cual atañen, y que, salvo inevitables excepciones de ridícula repercusión, sólo ocasionan perjuicio a quienes han osado encausarles.

Los predecibles malos resultados electorales del PSOE en las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi, dos regiones con significativa presencia nacionalista, han pintado calva la ocasión, para que desde los grupos de poder se haya dado un paso más en su afán de perseverar. Y es que el ala conservadora del PSOE, a la que para encontrarla sólo hay que esperar que se ofenda con el calificativo, ya se había dado cuenta de que quizás no tuviera al frente del partido a alguien al que pudieran hacer suyo.

Por su parte, el PP, haciendo gala de un inmovilismo pétreo, se ha limitado a poner en escena con la complicidad de ciudadanos un nuevo eufemismo, “bloqueo político”, para referirse a la insubordinación política del PSOE en lo que a mi jucio, y probablemente a juicio de muchos votantes socialistas, viene a ser pasarse de listo o pasarse de chulo. Y si los populares han cedido poco o nada hasta ahora, ¿qué no harían tras unas terceras elecciones?

En estas circunstancias, y a pesar de haberse sometido hasta ahora el equipo de Sánchez tanto a la ejecutiva como a la militancia, no deja de sorprender que el quid de la cuestión y la estrategia del ala continuista sea ir a la oposición permitiendo gobernar a Rajoy, aceptando de esta manera su chantaje, se supone que con la idea de jugar la baza del voto útil en el futuro. ¿Pero es posible que los casi seis millones de votantes que han ido retirando el voto al psoe desde 2008 cambien la papeleta con esta jugada orquestada por los responsables de la salida masiva de voto?

Diferencias insalvables las que parece haber en el PSOE. De momento, en lo que sí hay coincidencia absoluta, al menos por parte del PP, de Ciudadanos y de los “rebeldes” socialistas, es en que Pedro Sánchez, su equipo, y la militancia que presumiblemente le apoya, anteponen sus intereses personales a los del partido y a los de España, en definitiva por no ceder al chantaje de Rajoy. Ganas ya de conocer el desenlace de este enredo para comprender la situación y conocer fielmente los nombres de los interesados.

Ser patriota

Ser patriota significa, por definición, procurar el bien de tu patria. Y en los tiempos que corren, nadie puede negar que el bien de la patria está subordinado a la situación económica que a su vez depende del panorama legislativo y la judicatura. Pues bien, los abanderados del patriotismo español defienden que, para la consecución de ese bienestar del conjunto del territorio, una minoría de la patria -ellos mismos, por ejemplo- debe controlar la riqueza y ostentar los poderes de forma totalitaria. La idea es dejarlo todo en unas pocas manos, para que éstas administren, generosamente, riqueza y justicia. El resto de ciudadanos deberá poner, por su parte, la confianza.

Hasta ahí, la teoría, que podría estar bien, si la práctica no fuera tan diferente. La realidad es que ese patriotismo ha demostrado una y otra vez ser un patriotismo fingido, una excusa para practicar el nepotismo (desmedida preferencia dada a los parientes para las concesiones o empleos públicos), perdiendo por tanto toda credibilidad y arrancando de cuajo, al ciudadano, la confianza. Y es que existen un sinfín de rastros, dejados por el máximo exponente del patriotismo español en democracia, el Partido Popular, que demuestran que lo que se practica en España no es un patriotismo sano, que no se procura el bien de la patria, sino el beneficio particular.

Tras alcanzar el poder por primera vez, durante la IV Legislatura (1996-2000), la tónica dominante fue la privatización de empresas como Repsol, Endesa, Telefónica, Argentaria (fusionada en 1999 con BBV), Enagás, Aceralia, Tabacalera, Iberia o Santa Bárbara (suministradora de las Fuerzas Armadas), algunas de las cuales funcionaban satisfactoriamente y las que no, aumentaron escandalosamente el valor de sus acciones poco después. Si teníamos la gallina de los huevos de oro ¿por qué no terminó rentando a la patria? Reseñar que, por supuesto, dichas empresas han funcionado siempre como pasarela para los altos cargos públicos y reservan valiosos puestos como consejeros cuando se abandona el poder.

Durante la V Legislatura (2000-2004), con la participación bursátil del Estado reducida del 10,87% en 1996 al 0,52% en 2004, las sanas intenciones de los patriotas les llevan a legislar en favor de los contratos temporales y el abaratamiento del despido con salarios a la baja tras abrir las puertas a la inmigración para lograr la depreciación de la mano de obra. Una reforma laboral precursora de la actual, aunque aquella sin la crisis como excusa, lo que demuestra que la de ahora llega para quedarse. Durante este período el partido popular acrecenta el distanciamiento económico y social entre empresarios y empleados, patronos y obreros, y deja como herencia el problema de la inmigración. Muy patriótico, sí señor.

¿Y qué les queda ahora por explotar para procurar el bien de la patria? Pues ahora, con la crisis como justificación se plantea definitivamente la anhelada reforma laboral, con despido y contratación al antojo de la patronal, y dejando al trabajador español sin ningún tipo de garantía para su futuro. Y como el consumo de la mayoría se ve forzosamente reducido y limitado casi exclusivamente a las necesidades básicas como la alimentación, la electricidad, el agua y los combustibles, a los patrióticos depredadores, para ir sobre seguro, sólo les queda acudir a la educación y la salud públicas, algo que ellos no necesitan pero que tratan de monopolizar desde hace ya tiempo con empresas como Capio Sanidad, flagrantemente vinculada al ‘partido del pueblo’ y dependiente del grupo CVC Capital Partners con sede en un paraíso fiscal como Luxemburgo. Todo por la patria.

Relación españoles/representación parlamentaria

ELECCIONES GENERALES 2011 EN ESPAÑA
España


Censo electoral 2011
Congreso de los diputados

Congreso de los diputados 2011
% ESPAÑOLES CON DERECHO A VOTO % REPRESENTACIÓN PARLAMENTARIA
PP (10.830.693) 31,57% 53,14% (distorsionada un ↑68,32%)
Abstención (9.710.775) 28,31% 0%
PSOE (6.973.880) 20,33% 31,42% (distorsionada un ↑54,55%)
IU (1.680.810) 4,90% 3,14% (distorsionada un ↓35,92%)
UPyD (1.140.242) 3,32% 1,42% (distorsionada un ↓57,23%)
CiU (1.014.263) 2,95% 4,57% (distorsionada un ↑54,92%)
Partidos sin escaño (694.881) 2,02% 0%
Voto Blanco (430.801) 1,25% 0%
AMAIUR (333.628) 0,97% 2,00% (distorsionada un ↑106,19%)
PNV (323.517) 0,94% 1,42% (distorsionada un ↑51,06%)
Voto Nulo (317.886) 0,92 % 0%
ESQUERRA (256.393) 0,74% 0,85% (distorsionada un ↑14,86%)
BNG (183.279) 0,53% 0,57% (distorsionada un ↑7,55%)
CC (143.550) 0,41% 0,57% (distorsionada un ↑39,02%)
COMPROMÍS-Q (125.150) 0,36% 0,28% (distorsionada un ↓22,22%)
FAC (99.173) 0,28% 0,28% (distorsionada un 0,00%)
GBAI (42.411) 0,12% 0,28% (distorsionada un ↑133,33%)