Archivos de la categoría Corrupción

Por medio de los medios

Se van a cumplir ahora ocho años de la marcha de Andrés Montes, periodista y locutor deportivo que nos dejara en herencia aquello de «la vida puede ser maravillosa». La vida y la gente, desde Córdoba o Sevilla, hasta Calella o Pineda de Mar. Las personas también pueden ser maravillosas, a pesar de la sinrazón de apelar al odio que parecen imponer, en trayectoria vertical, de arriba hacia abajo, los poderosos. Porque sólo hay que mirar de dónde proceden los mensajes alarmistas, casi apocalípticos, para comprender la situación. El último, anteayer, nos llegó del rey, quien en primera persona del plural, tomó posición política y ubicó fuera de la ley a millones de ciudadanos que no son responsables del estropicio (hubiera bastado un guiño hacia ellos). Si quieren zurrarse, que lo hagan ellos, ¿o es que nos hemos vuelto locos? Como reflexionaba el agudo pensador, escritor, economista y sobre todo humanista, José Luis Sampedro: «¿La gente está loca? No, está manipulada».

Percibo perplejo acusaciones de adoctrinamiento territorial, por ingenuidad o ignorancia en unos casos y por vileza en otros cuando, como bien indicaba el propio Sampedro (para muchos un referente en valores morales), «la educación que hay ahora es una educación para crear no hombres y mujeres libres, si no productores y consumidores, nada más. Desde el jardín de infancia se empieza a indoctrinar, a enseñar el pensamiento único, a enseñar el dogma, no a pensar por uno mismo, no a reaccionar ante lo que se ve, no. Que se aprenda la doctrina oficial.». Resulta obsceno, que en España, con la más que evidente imposición de dogmas en materia de religión, monarquía o la propia historia del país (llegándose a publicar en libros de texto que Machado «se fue a Francia con su familia» o que Lorca «murió cerca de su pueblo durante la guerra»), se señalen adoctrinamientos en el laicismo, la república o la historia de otros territorios.

Tampoco pasan desapercibidas en este país las prácticas goebbelianas de unos medios de comunicación prostituidos, la mezcla continua de falsedades con hechos reales desenfocados, calumnias que no importa que sean desmentidas debido al bombardeo incesante de noticias, y que inevitablemente acarrean una desconexión de los ciudadanos. No son pocos los que han comprendido hace tiempo que son los poderosos, esos que ahora nos alarman y se hacen pasar por indignados, a los que el régimen del 78 les ha otorgado una posición elevada que sin duda ven peligrar, los que opinan y manipulan por medio de los medios.

Las cloacas de Interior

Documental de MEDIAPRO publicado en YouTube.

“Las malas prácticas y la corrupción en el Ministerio del Interior a partir de las grabaciones entre el ministro Jorge Fernández Díaz y Daniel de Alfonso que reveló el diario Público en junio de 2016. Con testimonio en exclusiva de dos comisarios y un sargento de la guardia civil, desvela una red de intereses y corruptelas que va más allá de la persecución a los enemigos políticos, que configura una trama de favoritismos y corruptelas que implica a policías, jueces, fiscales y empresarios: una estructura dentro del estado que ofrece sus servicios a los más poderosos. El documental repasa también las malas prácticas en el Ministerio del Interior desde el inicio de la transición.”

Lobos con piel de cordero

Durante casi ocho años vagó Rajoy por el desierto de la oposición profetizando la llegada del apocalipsis español si continuaba Zapatero como líder del territorio. Clamó a los cuatro vientos las “hazañas” de su predecesor, sus desastrosos logros. Zapatero había establecido los registros menos deseables en la historia reciente de la democracia española. Ostentaba los récords negativos de todas las disciplinas. Capacidad económica, desempleo, subida de impuestos, corrupción, fraude fiscal, favorecimiento de los estatus preferentes, sistema de salud, sistema educativo, valores morales… Incluso en materia de terrorismo no le era reconocido ningún logro deseable. Había dejado el listón tan bajo que era imposible no mejorar su gestión. Ante esta perspectiva, ¿quién podría no “sumarse al cambio” que Rajoy prometía? ¿Quién no quería la llegada de la Buena Nueva?

Pues bien, a día de hoy, tras más de un año de “nuevo rumbo”, los hitos socialistas han sidos rebasados con creces por el equipo de Rajoy y es ahora éste, sin ningún género de dudas, quien ostenta todos los récords, siendo el artífice de los mayores recortes sociales de la historia de la democracia. Y siendo el partido popular como es, el supuesto referente político de los valores cristianos, no puedo evitar recordar las enseñanzas de Jesús de Nazaret recogidas por su discípulo coetáneo Mateo, el ex publicano (Mateo 7:15): cuidaos de los falsos profetas que llegan a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus obras los conoceréis. Y es que no existe mejor manera de reconocer a un falso profeta; las palabras pueden confundir, pero los hechos son irrefutables.

Todos somos conscientes de la desastrosa situación actual. Estancamiento económico, incremento desmedido del paro, subida de impuestos que ya no van a revertir en los ciudadanos con la privatización de recursos estatales como la sanidad y la educación, aparición de cada vez más numerosos, escandalosos y flagrantes casos de corrupción, inoperancia de la justicia, represión policial hacia el ciudadano de a pie, etcétera, etcétera, etcétera. Y a pesar de todo esto, se nos “vende” que la perspectiva es buena, que la situación económica y social está mejorando y que, por supuesto, para cuando termine el mandato del actual gobierno -su dictadura a golpe de decreto ley-, viviremos en un país feliz, en la casa de gominola de la calle de la piruleta, en el planeta de color de rosa.

¡Menudo panorama! Y algunos disfrutando del paisaje en este viaje hacia “el cambio”, que hará realidad los anhelos más profundos de unos pocos. La regresión a un modelo feudal, con las calles repletas de desahuciados, la ciudadanía seccionada en diferentes órdenes, la justicia exclusivamente al servicio de los poderosos y la clase política podrida hasta las entrañas al mando de lacayos y mercenarios que se encargan del trabajo sucio.

Gürtel 11 – 0 Garzón

Ese es el balance que ha arrojado el enfrentamiento en el Tribunal Supremo, de la trama vinculada al Partido Popular denominada Gürtel (correa, en alemán), y el juez Baltasar Garzón. 11 años de inhabilitación para Garzón -además de una multa y las costas del proceso- es lo que han conseguido los colaboradores durante años en campañas, actos y proyectos de los que ahora nos gobiernan. Mientras tanto, dos de los tres cabecillas de la trama ya se encuentran en la calle tras abonar las fianzas rebajadas a un total de 140.000 euros.

El encausamiento a Garzón, fundamentado en la intervención de las conversaciones de los tres cabecillas, Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez mientras se encontraban en prisión -no es habitual cuestionarla cuando se quiere prevenir que se esfumen rastros delictivos-, ha concluido con una sentencia de 68 folios en la que, según los entendidos, en ningún momento se dice cuál es el daño producido en el derecho de defensa, y que pone de manifiesto lo que el mismo Garzón ya vaticinó hace meses cuando se refirió al juicio con alusiones como «condena predeterminada» o «sentencia anunciada». Y es que el triple encausamiento al ex-magistrado, no parece ser casualidad, siendo más que sospechosa la presencia de los jueces Manuel Marchena y Luciano Varela, que se han significado como instructores de los otros dos procesos contra Garzón.

En lo que se refiere al trabajo de Garzón durante todos estos años, cabe destacar su determinación en la lucha contra el crimen y la delincuencia en todos sus rostros, siendo pionero en actuar contra el entorno de ETA, en desarticular grandes tramas del narcotráfico y en aplicar el principio de justicia universal para investigar crímenes de regímenes dictatoriales, consiguiendo desquiciar a terroristas, narcotraficantes, dictadores, al PP ahora, y en su momento al PSOE con el caso de los GAL.

Con la investigación del caso Gürtel, ha logrado sacar de la política a una veintena de dirigentes del Partido Popular que participaron en el saqueo de fondos públicos. Lamentablemente no le dejan llegar más lejos, y tendremos que esperar para saber qué ocurre con la posible financiación irregular del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, de la Comunidad Valenciana, de Galicia, de Castilla y León y del Partido Popular nacional, con nombres ilustres asomando como el del yerno de José María Aznar, Alejandro Agag.

Es evidente que Garzón no deja indiferente a nadie, suscitando pasiones en los que se sienten discriminados y enardeciendo los ánimos de quienes aprueban, aplauden o conviven con la corrupción. En cualquier caso, continúa rompiendo moldes, y a su carrera hay que añadir ahora un nuevo hito, el de ser el primer juez condenado por ordenar intervenir unas comunicaciones. Paradójicamente, la verdad aparece ahora por sí misma cuando se da a entender que los acusados ven neutralizada toda posibilidad de defensa con confesiones autoincriminatorias, cuando precisamente Garzón dispuso una cláusula en la que se decía que las comunicaciones con los abogados defensores no podrían ser utilizadas, ni tenidas en cuenta.